lunes, 23 de abril de 2018

Qué Son las Emociones Negativas y Cómo Gestionarlas de Forma Constructiva y Eficaz




Las emociones negativas son unas grandes incomprendidas.

A veces pensamos que son una gran molestia, y que tenemos que deshacernos de ellas sin ni siquiera mirarlas.

Otras veces pensamos que hay que observarlas y ya está, sin hacer nada al respecto.

Y ninguna de estas opciones es la más adecuada de cara a nuestro bienestar.

Las emociones negativas tienen un mensaje muy importante para nosotros, y la mejor manera de gestionarlas es escuchar bien este mensaje.

Y hacerle caso.

Las emociones saben muy bien lo que dicen.

Y su misión es facilitarnos el camino hacia una vida más plena y llena de luz.
 
Qué Son las Emociones

Antes de entrar en detalle en qué son las emociones negativas, primero hablaremos de qué son las emociones en general. Y para poder explicar bien qué son las emociones, tenemos que explicar cómo funcionamos los seres humanos a nivel profundo.

Independientemente de las creencias que cada uno tiene, todos somos más o menos conscientes de que tenemos una parte física y una parte más sutil. Esta parte más sutil –a la que podemos llamar “alma”, “fuente interior” o de muchas otras maneras–, es la que nutre a nuestro cuerpo de energía vital. Y luego, desde nuestro cuerpo, transformamos esta energía en actos concretos.

Es decir, cada uno de nosotros es un creador que transforma la energía pura que viene de nuestra “alma” en actos concretos. Más o menos así:
 
 
 
La energía llega a nuestro cuerpo desde nuestra fuente interior, y con el cuerpo la transformamos en los actos creativos de nuestra vida diaria: conversaciones, acciones, ideas, actividades, proyectos, etc.

Esta energía vital es muy importante, porque es la que sustenta completamente nuestra existencia terrenal. Sin esta energía, no hay vida.

Por este motivo, cuando llega mucha energía vital a nuestra parte física, nos sentimos muy bien: estamos llenos de vitalidad, de ganas de hacer cosas, de ideas, de ilusión, etc.

En cambio, cuando nos llega poca energía, nos sentimos mal: nos sentimos desanimados, cansados, sin ideas, sin ganas, etc.

Es decir, nuestras emociones, y también nuestro estado físico general, dependen de esta energía vital.

La pregunta es: ¿y de qué depende que nos llegue mucha o poca energía vital?

Pues depende de nuestros pensamientos.

Nuestros pensamientos son como una compuerta que está situada entre nuestra fuente interior y nuestra parte terrenal. Así:
 
 
Cuando esta compuerta está abierta, la energía vital fluye libremente y nos sentimos bien.

En cambio, cuando está cerrada, la energía se estanca y nos sentimos mal. Así:
 
 
 
La energía vital es una energía pura, creativa y amorosa, y siempre quiere llegar a nosotros. Si le bloqueamos el camino con nuestros pensamientos, empujará para intentar avanzar.

Y esto causa el dolor emocional.
 
Qué Son las Emociones Negativas

Así pues, las emociones negativas se producen cuando nuestros pensamientos bloquean nuestra energía interior.

Cuando nuestros pensamientos se cierran, nuestra energía no puede fluir, y este estancamiento causa el dolor emocional.

Llegados hasta aquí, la siguiente pregunta es: ¿y qué tipo de pensamientos son los que bloquean nuestra energía?

Pues son todos los pensamientos que ponen nuestra atención en cosas que no queremos. Siempre que pensamos, de forma directa o indirecta, en cosas que no deseamos, nuestra mente se cierra y la energía no puede pasar.

La energía de nuestra alma es una energía creativa, y solo puede llegar a nosotros cuando pensamos en cosas que sí queremos: amor, bienestar, paz, buenas relaciones, abundancia, etc. Cuando pensamos en cosas que no queremos, no estamos en modo constructivo, sino en modo rechazo, y en estas condiciones la energía no puede llegar.

Por ejemplo, si pienso que me duele la espalda, estoy poniendo mi atención en el dolor físico, que es algo que no quiero.

Si pienso que no me gusta tal persona, estoy poniendo mi atención en el malestar con otras personas, que es algo que no quiero.

Si pienso que no llego a fin de mes, estoy poniendo mi atención en los problemas económicos, que es algo que no quiero.

Siempre que pensamos en algo que no queremos, nuestra mente se bloquea y nuestra energía vital no puede llegar a nosotros.

La energía de nuestra alma es pura creatividad, y solo puede llegar a nosotros cuando ponemos nuestra atención en cosas que queremos, no en cosas que no queremos.
 
Cómo Gestionar las Emociones Negativas

Una vez entendemos que las emociones negativas se producen cuando ponemos nuestra atención en cosas que no queremos, una pregunta importante es: ¿y por qué son tan dolorosas?

Podría ser que fueran más suaves, o incluso que no dolieran nada.

Pero no es así. Son muy molestas. ¿Por qué?

Pues bien, el motivo es que tienen una función muy valiosa: avisarnos de que estamos creando una vida que no queremos. Nuestra mente crea la realidad, así que si pensamos en cosas que no queremos, crearemos cosas que no queremos. Y las emociones negativas nos avisan de este hecho para que podamos hacer algo al respecto.

Su función es muy parecida a la del dolor físico. Cuando nos hacemos una herida, nos duele, y este dolor nos avisa de que hay un problema en nuestro cuerpo, y de que tenemos que hacer algo para resolverlo: limpiar la herida, protegerla, taparla para que deje de sangrar, etc. Si no sintiéramos dolor, podríamos hacernos heridas muy graves sin darnos ni cuenta.

Las emociones negativas funcionan de la misma manera. Son un dolor que nos avisa de que hay un problema y de que tenemos que hacer algo. Nos avisan de que estamos pensando en cosas que no queremos y de que, si seguimos así, esas cosas se acabarán materializando.

Siempre que te sientes mal a nivel emocional, es tu cuerpo diciéndote: “estás pensando en cosas que no quieres. Vigila, porque lo que piensas es lo que creas. Si sigues así, se manifestarán cosas que no deseas.”

¿Y cuál es la mejor manera de responder?

Pues decirle: “muchas gracias por avisarme. Me había despistado. Tienes toda la razón, estaba pensando en cosas que no quiero. Voy a cambiar mi foco de atención ahora mismo.”

Y luego dejar de pensar en lo que no quieres, y focalizarte en lo que sí quieres.

Si estabas pensando que te duele la espalda, puedes preguntarte: ¿Qué es lo que quiero? Quiero estar cómodo. Y entonces pensar en esto.

O si estabas pensado en que tienes poco dinero, puedes preguntarte: ¿Qué es lo que quiero? Quiero tener abundancia. Y poner tu atención en esto.

Siempre podemos cambiar la dirección de nuestros pensamientos, y en lugar de pensar en lo que no queremos, pensar en lo que sí queremos.

Esta es la mejor manera de gestionar las emociones negativas.

Las emociones negativas no existen para molestarnos. En realidad no son negativas, son nuestras amigas. Nos avisan de que estamos creando una vida que no queremos.

Y tampoco existen para que las observemos y las “aceptemos” sin más. Su objetivo es que hagamos algo al respecto y que cambiemos el foco de nuestra atención.

Las emociones son una brújula que nos avisa de dónde está nuestra atención y, por lo tanto, de qué estamos creando en nuestra vida.

La pregunta más importante aquí es: ¿tú qué quieres crear?

Siempre que te sientas mal, es tu cuerpo avisándote de que estás pensando justo en lo contrario.

Un gran abrazo,

Jan
 

miércoles, 28 de marzo de 2018

CULTIVANDO AL TESTIGO- Ram Dass


Este artículo se los comparto desde otra red.

Me gustó muchísimo.


Traducido por Tahíta de la web del maestro Ram Dass


Una forma de liberarte del apego es cultivar la conciencia testigo, para convertirte en un observador neutral de tu propia vida. El lugar del testigo dentro de ti es la simple conciencia, la parte de ti que está al tanto de todo - sólo nota, observa, no juzga, sólo está presente, aquí y ahora.

El testigo es en realidad otro nivel de conciencia. El testigo coexiste junto a tu conciencia normal, como otro nivel de conciencia, como la parte de ti que está despertando. Los seres humanos tienen la capacidad única de estar en dos estados de conciencia a la vez.

Ser testigo de uno mismo es como dirigir el haz de una linterna hacia ti mismo. En toda experiencia - sensorial, emocional o conceptual - existe la experiencia, datos sensoriales o emocionales o de pensamiento, y tu conciencia de ello. Ese es el testigo.

El testigo es la conciencia de los propios pensamientos, sentimientos y emociones. Ser testigo es como despertarse por la mañana y al mirarse en el espejo darse cuenta de sí mismo - no juzgar o criticar, simplemente observando neutralmente la calidad de estar despierto. Ese proceso de volverte hacia ti, te saca de estar sumergido en experiencias, pensamientos y sensaciones del exterior.

Junto con esa conciencia de ti mismo llega la sutil alegría de estar aquí, vivo, disfrutando de estar presente en este momento. Con el tiempo, flotando en esa percepción subjetiva, los objetos de la conciencia se disuelven, y entrarás en el Ser espiritual, el Atman, que es conciencia pura, alegría, compasión: el Uno.

El testigo es la herramienta para centrarte. Guía el trabajo interno hacia ti mismo. Una vez que entiendes que hay un lugar en el que no estás apegado, puedes liberarte de los apegos. Casi todo lo que observamos en el universo es un reflejo de nuestros apegos.

Jesús nos advirtió, "No os hagáis de tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho corrompen. . . Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará tu corazón también "El deseo crea tu universo. Es la forma en que funciona.

Así que tu primera tarea es trabajar en ti mismo. Lo mejor que puedes hacer por otro ser humano es tener tu propia casa en orden ( tu vida) y encontrar tu verdadero corazón espiritual.



- Extracto del libro de Ram Dass recientemente publicado COMO VIVIR DESDE EL CORAZÓN ESPIRITUAL-

martes, 13 de febrero de 2018

Aprender a liberarte de las actitudes tóxicas que te rodean

Fuente: https://www.infomistico.com/portal/liberarte-de-las-actitudes-toxicas/



Estás con el mejor de los estados de ánimo y te sientes genial. De repente sientes que te han robado la energía y el ánimo. ¿La fuente de este bajón?
Has encontrado a alguien con una mala actitud y ha proyectado una sombra sobre tu propio estado de ánimo. Si bien es una elección personal el tratar de desviar los estados de ánimo negativos de los demás, no siempre es tan fácil pues las emociones son contagiosas y estamos programados para sentir empatía con los que nos rodean y para sintonizar con sus emociones.
Los estados de ánimo y los pensamientos negativos de una persona tóxica son muy penetrantes: energía nerviosa, ira, tristeza, quejas y una constante visión del mundo teñida de negatividad. Y si te sucede que te encuentras con gente tóxica en su vida de forma diaria, dejando que su negatividad te afecte, puede erosionar tu propio sentido de ti mismo y desinflar incluso las perspectivas más optimistas.
Las emociones negativas constantes pueden llevarte a la enfermedad y a una menor esperanza de vida. Las personalidades tóxicas no son saludables para ellos mismos ni para ti. Y puesto que la miseria ama la compañía, la gente tóxica tratará de arrastrarte a su redil. Sin embargo, hacerse cargo de la defensa de sí mismo y aprender a liberarte de las actitudes tóxicas que te rodean, te ayudará a sostener tu punto de vista saludable, satisfactorio y optimista.
Descubre cuáles son tus actitudes actuales hacia la vida en general
No puedes ser exitoso, cuando tú mismo posees energía negativa que te detiene. Haz un balance de tus acciones y palabras. Si tus propios comportamientos se dirigen en dirección de la autocompasión y el pesimismo (te percibes como víctima), es hora de volver a los orígenes y volver a empezar tomando la decisión de adoptar creencias y actitudes más optimistas. La vida te dará lo que tú esperes de ella, así que tus expectativas deben equilibrarse con medidas realistas y un marco más positivo. Comienza por ti mismo antes de echar la culpa a los demás por tus fracasos y miserias.
Aprende a detectar la energía (o vibraciones) de tu alrededor
Además de conocerte bien a ti mismo, necesitas saber cómo te sientes cuando hay gente tóxica a tu alrededor. Probablemente ya sabes cómo hacerlo, pero debes aprender a convertirlo en un acto consciente, no sólo en una reacción inconsciente. Por ejemplo, piensa en cómo te sientes cuando entras en un lugar donde todo el mundo es amable y no tienes que hacer nada más para participar en una conversación casual.
Entonces, piensa en entrar en un sitio donde el humor es inexistente, los asistentes apenas son capaces de balbucearte un saludo y parece que tienen otras cosas que hacer que involucrarse contigo y sus rostros están llenos de resentimiento y tienen el deseo de estar en cualquier lugar menos donde se encuentren.
La energía en ambos casos es enormemente diferente y la vas a recoger inmediatamente. Con los individuos es lo mismo; crecerá conscientemente cuando uno se siente enaltecido o irá a la baja según que personas estén en tu presencia. Tú puedes tomar medidas para decidir sobre cómo reaccionar una vez que reconoces estos sentimientos.
Reconoce a los tipos de personalidades tóxicas
Todos tenemos nuestros días malos, y cada uno de nosotros es propenso a la tristeza de vez en cuando. Sin embargo, cuando se trata de la gente tóxica, la tristeza parecen ser un estado permanente de su ser y estar deprimido, malhumorado, enojado, etc. se convierte en un rasgo de la personalidad primaria en lugar de un estado temporal de la mente. Aquí puedes ver varios tipos de personalidades tóxicas..https://www.infomistico.com/portal/evitar-personas-toxicas/
Echa un vistazo a la compañía que buscas (o atraes)
En cuanto a la lista en el paso anterior, analiza amistades, relaciones familiares, colegas de trabajo y decide objetivamente cuán saludables son estas personas en cuanto a tu bienestar y serenidad…
¿Sacan lo mejor de ti o te eres como una esponja para todos sus problemas y miserias? Si esto último es el caso, por tu propia cordura y bienestar, es mejor que se vayan de tu vida. Al principio esto puede ser muy difícil porque las expectativas y el sentido de la obligación se acumula en las relaciones, pero quedarse con la gente que te lleva a la miseria constante no va a serte recompensado, por lo que no quedas sujeto a esta relación.
Abandona cortésmente su compañía al minimizar el contacto hasta una distancia saludable que puedas mantener. Necesitas este tiempo para meditar y reflexionar sobre la preservación de ti mismo, sobre la base del optimismo, esperanza y energía positiva que tienes dentro.
Escucha selectivamente al participar en cualquier conversación
Trata de aferrarte a los aspectos positivos y constructivos de cualquier conversación. Entrena tu mente para expulsar conscientemente lo malo de la conversación. Se convierte en una cuestión de elegir en qué deseas hacer hincapié y permitir que el lado bueno sea más fuerte para ti y que sirva a tus pensamientos para concentrarse y meditar.
Cuando alguien empieza a ser realmente negativo tratan de devolver energía positiva a través de palabras o sugerencias que sean de apoyo. Esto crea un espacio entre los dos de forma que mientras que la otra persona puede estar luchando internamente para refutar tu visión positiva, queda claro para ellos que tu no va a ser llevado al lado oscuro.
Desarrolla una mente maravillosa
Esto se puede lograr mediante la aceptación de la realidad de las cosas que no se pueden cambiar. Lo pasado pertenece a los archivos históricos de la memoria reprimida. Si estas emociones se vuelven demasiado difíciles de eliminar, busca ayuda para cerrar este capítulo plena y definitivamente
De esta manera, no permitirás que los pensamientos negativos se agraven y controlen tu presente y futuro, sin entender y aprender a aceptar lo que ha sido una lección de crecimiento en lugar de una cristalización de lo que eres. Eso es una forma liberarse de la negatividad. Aceptar forma una gran parte de una hermosa mente, con lo que el cierre del pasado dejando la mente libre te ayudará a lograr un estilo de vida más fructífero y con calidad.
Saber cuáles son sus necesidades y deseos
Tómate el tiempo para descifrar lo que es importante para ti. Averigua cuáles son tus gustos y qué no te gusta y desarrolla una idea de dónde te gustaría verte a ti mismo en el futuro. Anota tus planes en un papel.
Pega en una pared donde puedas recordártelo constantemente y mantente enfocado. Esto también te ayudará cuando vengan tiempos difíciles. Más importante aún, saber lo que quieres en la vida actúa como un escudo para evitar que hagas subir a bordo las expectativas de otras personas. Pon todos los medios para permanecer abierto a escuchar lo que otros te tienen que decir, pero no te dejes llevar por lo que no se ajuste a tus necesidades y deseos, de lo contrario dejarás de ser fiel a ti mismo.
Sé fiel a tus propias creencias y decide estar cómodo contigo mismo
Las dudas, pesares y temores de que otros sienten no deben ser de ninguna manera una consecuencia para ti y el rumbo que debe seguir tu vida. Es muy común escuchar comentarios tales como “mis padres querían que hiciera X, por lo que lo hice”, o “mi esposo quería ir a X de la ciudad, por lo que hice”, y luego no parar de decir que te comportas como si tu vida se determinara por las decisiones de otros.
O bien, “si hubiera hecho las cosas de manera diferente, me gustaría ser famoso / rico / importante por ahora, pero me contuve”. Ninguno de estos pensamientos sobre el pasado son útiles a la persona con la que estás ahora: no permitas que otras personas o sus preferencias sirvan de excusa por la falta de una brújula moral interna y de un conjunto de creencias. Tu fe y tu confianza en tus propias creencias te llevarán a donde quieras estar. Una vez más, escucha si tienes que hacerlo, pero hazlo de forma selectiva. Mantenerse alejado de las personas que confunden es la mejor opción para hacer que las excusas se mantenga alejadas.
Encontrar personas afines
Como todos sabemos, ninguna persona es una isla ya que los seres humanos somos criaturas sociales. Con el tiempo, todo tu ser se acostumbrará a las interacciones felices y sanas. Lo que descubrirás cuando te centres en mantener una mentalidad optimista y negarte a detenerte en lo negativo es que atraerás a gente con una mentalidad similar a la tuya.
Estar con personas optimistas, alegres y felices te ayudará a desarrollar un cuerpo y una mente sanos. Cuanto más tiempo pases con gente de esta naturaleza, más feliz y más brillante que te sentirás. Igualmente, una vez que llegas al punto por el que cualquier cosa o cualquier persona que interrumpe tu sentido del equilibrio y tu paz interior comienzan a irritarte ya sabes cómo desviarlo educadamente. Esto confirma que estás en el buen camino.
Esfuérzate en convertirte uno contigo, con el medio ambiente y con tus necesidades
Al comienzo puede ser difícil, pero llega un momento en que se convierte en rutinario el ver todo como una maravilla así como la búsqueda de lo bueno y positivo en las interacciones cotidianas. Una mente tranquila y serena complementa al pensamiento productivo y sensato.

Consejos

  • Revisa y sigue los pasos anteriores para, a continuación, preparar tu mente y tu psique para hacer guardia contra aquellos que, a sabiendas o sin saberlo, te llevan hacia abajo, haciéndote crear dudas sobre tus propias capacidades y potenciales.
  • Oblígate a hacerlo hasta que se convierte en un hábito diario con el que no puedas vivir sin él. Descubrirás que provocas que los encuentros negativos se alejan de tus pensamientos y son sustituidos por pensamientos más armoniosos, felices y productivos.
  • No importa si la gente piensa de ti que eres antisocial o arrogante; esta terminología se aplica con demasiada facilidad a una persona que asertivamente quiere mejorar su situación. Necesitas convertirte en la persona más importante de tu propia vida.
  • Pasa el mínimo tiempo posible con gente negativa. Incluso si es sólo cinco minutos al día, esos cinco minutos son menos positivos y productivos para ti.
  • Encuentra una cosa cada día para estar agradecido.


Publicación original de la Página de INFOMÍSTICO: Fuente: https://www.infomistico.com/portal/liberarte-de-las-actitudes-toxicas/

miércoles, 24 de enero de 2018

Una Bondad Amorosa que se toma su tiempo - Tahíta


Cuando nos parece que no hay suficiente amor en nosotros, surge cómo descubrirlo e invocarlo” Sogyal Rinpoché
 La bondad amorosa es una práctica que se  hace eficiente de a poco y con ligereza. Sin forzarla.
Sería abrupto después de años de ser programados para el ataque y la defensa, deponerlos y abrir el corazón vulnerable a su espaciosa perspectiva amorosa.
Aunque no lo crean, la mayoría de las personas se quedan detenidos en el primer estadio de la meditación de la Bondad Amorosa…porque es la etapa en que la tenemos que aplicar a nosotros mismos, sentirla, experimentarla para expandirla después. Otros, más abiertos al arte de amarse, pasa esa etapa sin demasiados tropiezos y la siguiente pero se estancan  en la tercera o la cuanta. Y es que las etapas son…mostrarnos a nosotros bondad amorosa, mostrarla a los seres amados, extenderla a personas desconocidas con las que no tengamos historia, abrirla luego, y debe ser la etapa más dura, a  aquellos con los que tenemos conflictos, enojo, enemistados…y al fin hacerla extensiva a TODO SER…lo que, paradójicamente parece ser menos difícil que abrazar con ella a nuestros presuntos  “enemigos” a quienes nos han herido, maltratado, no tenido en cuenta, abandonado, etc.
Debe hacerse de la manera más fácil posible para que la experiencia brote con suavidad y naturalidad. Hacerlo de la manera más fácil posible significa primero usar frases que nos sean significativas.
 Y esas frases, que podemos elegir entre las que más nos resuenen, las aplicamos primero a nosotros mismos:
Que me llene de bondad amorosa; que me acoja con bondad amorosa.
Que me sienta a salvo y tranquilo.
Que me sienta protegido.
Que sea feliz.
Que me acepte tal como soy.
Que alcance la paz.
Que llegue a conocer la alegría natural de estar vivo.
Que mi corazón y mi mente se abran para recibir el amor.
Que me libere de todo pesar, dolor y duda.

Dejamos que la mente descanse en las frases. Podemos acompañarlas con respiración consciente o no: el foco de la atención son las frases. Permitimos a los sentimientos ir y venir.
Podemos usar cualquier frase que sea poderosa para cada quien. Deben ser significativas no solo de manera temporal: aprobaré este curso, sino algo profundo que desearíamos y deseamos a los demás. Los pensamientos son muy importantes al hacer la práctica de bondad amorosa, no luchamos para tener cierto tipo de sentimiento y otros no. 
Solo dejamos que la mente descanse en las frases.  A veces se sentirá glorioso, será extraordinario.
Otras  veces será muy común, muy mecánico, pero no importa. No significa que no está pasando nada o que no está funcionando. Lo importante es hacerlo, es formar esa intención en la mente porque estamos uniendo el poder de la bondad amorosa y el poder de la intención, y eso es lo que producirá el efecto de ese flujo libre de bondad amorosa.
Las frases funcionan. Lo corroboran personas que no creían en su efectividad, que las repetían a veces con hastío, otras no…y al tiempo encontraron que les era más fácil amarse, perdonarse y hacerlo con los demás.
En la siguiente fase, extendemos esas frases  un ser amado o a varios, de a uno por vez. Podemos cambiar las frases  de lo que deseamos se manifieste en su vida, de acuerdo a las necesidades que reconocemos en cada quien.
Después de haber estado aplicando las frases en un ser amado, la hacemos extensivas hacia alguien neutral, alguien desconocido o sin historia emocional con nosotros. La primera tarea, por supuesto, es encontrar alguien neutral porque a menudo, tan pronto como conocemos a alguien ya  tenemos un juicio: Me gusta. No me gusta. Eso ya no lo califica como neutral
Si podemos posicionarnos ante alguien de manera neutral, es una práctica menos personal enviarles bondad porque no hay ninguna historia con ellos.
En útil darnos cuenta que esa persona, sea como sea su apariencia o vida, solo desea como nosotros, estar en paz, ser feliz, vivir…sin juzgarlo.
Podemos repetir:
Que te llenes de bondad amorosa; que estés acogido en bondad amorosa…que sientas ahora mi amor.
Que te sientas seguro y en paz.
Que te aceptes a ti mismo tal como eres.
Que seas feliz.
Que alcances la paz..
Que conozcas la alegría natural de estar vivo.
Que despierten tu corazón y tu mente.
Que seas libre.
Después de hacer eso por un tiempo, para avanzar, enviaremos bondad amorosa a alguien con quien tenemos dificultades. La etapa más difícil, porque esa persona, de alguna manera, simboliza la diferencia entre la bondad amorosa  condicional, y la incondicional, que va más allá de elegir quién es merecedor de bondad amorosa (todos lo son),de satisfacer nuestros deseos, una etapa en la que ni siquiera pretendemos que el afecto regrese, o que las personas nos traten bien. 
Es esa persona la que define la línea entre lo que es finito y lo que es infinito.
 Sin embargo, no es fácil. Muy a menudo  pensar en esta persona  aviva sentimientos como: enemistad, enojo, miedo, o lo que sea. Cuando enviamos bondad amorosa a una persona con la que sostenemos una relación difícil, solemos sentir todos estos otros sentimientos manifestados como  ira. 
Si es posible, tenemos que intentar  soltarla. Recitamos las fases anteriores, o las que sintamos. Si es demasiado fuerte, entonces podemos aplazarlo hasta que nos sintamos más preparados.
No sirve forzarse. Prestemos especial atención al sentimiento desagradable hasta que comience a disminuir un poco, no necesitamos juzgarlo ni juzgarnos. 
Permanecemos con ese sentimiento hasta que disminuya. Siempre disminuye. Ahora, cuando podamos, retomamos la práctica de bondad amorosa nuevamente.
Práctica guiada de amor y bondad
Una vez que se nos hace  habitual la bondad amorosa puede surgir de nosotros en todo tiempo o lugar: en un transporte, en la calle, en un supermercado, con un vecino, un médico, un vagabundo, un animal o planta…pero al principio  la mayoría de las personas prefieren  hacer meditaciones cortas , en silencio, para extender la misma. Cada quien sabe si lo siente hacer.
Para comenzar, tomamos una posición sentada cómoda  cerrando los ojos.
Encontramos frases que nos gustaría usar. Tomando algunas respiraciones profundas, relajando el cuerpo, encontrando las frases que reflejan lo que deseamos más profundamente para nosotros. Muy suavemente las repetimos. Podemos poner las manos sobre nuestro corazón.
Luego traemos a la mente a un Ser amado, o alguien por quien sentimos respeto, admiración, afecto o gratitud, y tratamos de mantener la imagen de esa persona o pronunciamos su nombre mentalmente. Dirigimos esa fuerza de amorosa bondad hacia ellos, deseándoles seguridad, felicidad y paz.
 Muy suavemente, una frase a la vez, dejamos que la mente descanse en cada frase.
Y si se viene a la mente cualquier otra persona amada, admirada o apreciada, dirigimos las frases hacia ella, deseando su felicidad y su bienestar.
Ahora traemos a una persona neutral a la mente. Observamos cómo se desarrolla el sentimiento de bondad amorosa. Que sea alguien en nuestra vida con quien no tenemos un fuerte sentido de agrado o desagrado.  Extendemos la sensación de bondad hacia ella. Si  nadie viene a la mente en esta categoría, entonces seguimos con un conocido poco implicado con nosotros.
Pasando a la siguiente fase, si podemos, recordemos a alguien con quien tengamos dificultades. Si hay alguien con quien tenemos tal vez una dificultad no muy grave, comenzamos con él: alguien con quien hay conflicto, hay tensión. Hay inquietud, alguien de quien diríamos “no me gusta”. Recordando que esa persona, también, en su alma, solo quiere el bien; que por ignorancia, todos cometemos errores que crean daño o sufrimiento, y que causar sufrimiento inevitablemente traerá sufrimiento a esa persona. Veamos si podemos extender esa fuerza de amorosa bondad hacia ella. 
Enviar bondad amorosa no significa que aprobemos o desaprobemos sus acciones, significa que podemos ver claramente las acciones que son incorrectas  y  aun así no perdemos la conexión y podemos comenzar a abrirnos para amarle, como sea…aún en el futuro. Sin forzar.
Una vez que la traemos a la mente repetimos para ella las frases anteriores o las que sintamos…. Si podemos encontrar algo bueno de esta persona, en medio de todo lo demás, si nos podemos enfocar en esa cosa buena, encontraremos que hay una sensación de acercamiento, apertura, y todo el resto se puede comenzar a ver desde otra perspectiva.
Que te llenes de bondad amorosa; que estés acogido en bondad amorosa…que sientas ahora mi amor.
Que te sientas seguro y en paz.
Que te aceptes a ti mismo tal como eres.
Que seas feliz.
Que alcances la paz..
Que conozcas la alegría natural de estar vivo.
Que se te despierten el corazón y la mente, que seas libre.

Ahora, expande ese amor a todos los seres, en todas partes, sin distinción, sin exclusión:
Que todos los seres vivos estén libres de peligro, pueden tener felicidad mental, pueden tener felicidad física, pueden tener bienestar.
Todas las criaturas, conocidas o desconocidas, cercanas o lejanas, nos gusten no nos gusten o nos sean neutrales: a todas las abrazamos en esa bondad amorosa.
Todos los individuos... los felices, los que están sufriendo o causando sufrimiento: sean sin distinción abrazados en la bondad amorosa de nuestros corazones.
Todos los que existen 
Cada ser, en todos los lugares, pueden ser capaces de acceder a lo que deseamos para nosotros mismos.
Que todos los seres se llenen de bondad amorosa.
Que todos los seres conozcan una enorme paz.
Que haya paz en la tierra; paz en todas partes.
Que se despierten todos los seres; que todo se liberen.

Cualquier cosa, frase recordatorio o gesto que pueda inspirarte en esta meditación, puede ser recreado.

A mí particularmente me resuena mucho el texto de la Bendición a la Tierra del maestro sanador Choa Kok Sui, que les comparto debajo…

Bendición de la Tierra con bondad amorosa

Desde el Corazón de Dios,
Que toda la Tierra sea bendecida con bondad amorosa.
Que toda la Tierra sea bendecida con gran alegría,
felicidad y paz divina.

Que toda la Tierra sea bendecida
con comprensión, armonía, buena voluntad
y voluntad encauzada hacia el bien. ¡Así sea!

Que los corazones de todos los seres sensibles se llenen
de amor y bondad divinos.
Que los corazones de todos los seres sensibles se llenen
de gran alegría, felicidad y paz divina.
Que los corazones de todos los seres sensibles se llenen
de comprensión, armonía, buena voluntad
y voluntad encauzada hacia el bien.
¡Con gratitud, así sea!

Co creamos con cada pensamiento, sentimiento, palabra y obra, y podemos con intención y aún sin ella, y de echo lo hacemos, influir en el campo energético de nuestra aura y el de los demás…DE TODA VIDA.
Así que los invito a encontrar las herramientas para que aún a la distancia podamos ser fuente de Paz y Amor
Y…LAS BENDICIONES SIGUEN FLUYENDO!!!
Tahíta

Paseo con seres mágicos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...